Los adolescentes, el alcohol y las drogas
Parte I

 

Vayamos a la raz del problema
 

Muchos padres de familia no están actualizados por falta de instrucción, por pereza, por falta de dedicación a los hijos y de crianza. No están informados sobre la gran cantidad de jóvenes y adolescentes que están incursionando en el campo del alcohol y de las drogas y, muchas veces, sin ningún freno.

         Muchas veces, el padre o la madre piensa que su hijo es bueno y se cree las mentiras de su hijo; no está en casa, pasan mucho tiempo fuera de ella, cualquiera sea la razón. Los hijos están en casa solos, alimentándose de la publicidad de las compañías que venden alcohol, que, de forma despiadada, sin freno y aún en contubernio con las autoridades, transmiten propaganda agresiva que incita a los jóvenes a beber.

         Como si el beber fuera el escapar de los problemas de la vida, o la regla del adolescente; como si fuera lo máximo. Lo asocian con deportes para camuflar que el alcohol es una droga y que causa adicción y graves problemas. Lo asocian con un estilo de vida juvenil, jovial y alegre, o con cosas que parecen positivas: amistad, convivencia, amigos y amigas.

         Pero, desgraciadamente, el consumo del alcohol entre adolescentes está incrementándose cada día; las reglas que norman el establecimiento de supermercados o tiendas que expenden alcohol frente a las escuelas, disfrazados de tiendas de comida o antojos no son respetadas.

         Muchas constituciones, en países latinos, prohíben el establecimiento de bebidas alcohólicas frente a escuelas o a lugares donde los jóvenes se reúnen, como parques o canchas deportivas.

         Hoy en día, el gobierno finge demencia, finge que no ve y la verdad es que las grandes cantidades de dinero que reciben por permitir licencia a antros de vicio y depósitos de alcohol son enormes dividendos para sus bolsillos. No les interesan los jóvenes, no tienen amor ni escrúpulos.

         La fuerza publicitaria es enorme, el apoyo de estas compañías para contribuir en la desgracia y muerte de los jóvenes es increíble. Se hace un escándalo en una ciudad porque un joven mata a otro o porque alguien muere en estado de ebriedad, pero no se llega al fondo del razonamiento. ¿Por qué está tan al alcance de los jóvenes el alcohol, cuando otros países reglamentan el uso del mismo y multan a las personas que lo compran para jóvenes?

         Otros países regulan la publicidad del alcohol, no permiten el establecimiento de venta de alcohol que parece mercado en una sola calle. Además no se puede consumir alcohol pagando con tarjeta de crédito. Esto es para evitar que las personas tiren su dinero y dejen a su familia desprotegida.

         Pero en la mayoría de nuestros países latinos no existe esto; pareciera que el gobierno quiere quitarse el problema social de la juventud, que quiere hacer a un lado el compromiso de la educación seria y formal para una juventud bien preparada de primer mundo, dejándolos que se embriaguen. “Así no molestan, así evitamos huelgas y problemas.” Pero no quieren darse cuenta que la quinta parte de la población muere cada año por exceso de alcohol.

         Finalmente, el producto de la publicidad de estas compañías de alcohol es cazar a los jóvenes despiadadamente, como se caza a un animal, hasta dejarlo muerto.

El mundo de las drogas
Condiciones Legales de Uso | Derechos reservados 2012 ©