Esperanza para la Familia - Porque nos interesa su futuro
 
Página principal Nosotros Pedidos Internacional Donativos Contáctanos Mapa de sitio

¿Por qué a mí? Parte II - En busca de ayuda

¡No guardes silencio!

Por: Dr. Sergio H. Canavati Ayub

Se nos hace muy difícil hablar y preferimos callar ante el sufrimiento, pareciera que el sufrimiento se yergue ante nosotros como un verdugo invencible e insuperable, como una montaña gigantesca o un obstáculo imposible de cruzar; pero no es así.

Nosotros, como seres humanos, somos dependientes unos de otros; necesitamos ayuda en los momentos de necesidad, cuando perdemos algo, cuando vienen a nuestras vidas sentimientos de tristeza, pérdida, inseguridad y desconfianza. A esa mujer le tomó mucho tiempo restaurar la confianza en una persona, abrir su corazón y sacar sus problemas.

Muchas personas viven así; en una situación de tribulación, de dolor o angustia prolongada y constante, rodeados de inseguridad, de violencia, de abuso de alcohol, de golpizas, amenazas, muerte, adulterio, incomprensión, falta de amor o aceptación; donde hay conflictos que no se han resuelto y situaciones que imponen demandas exorbitantes sobre sus vidas.

A veces eres forzado a deprimirte, a odiar, a buscar venganza y a llenarte de rabia y coraje; y luego te preguntas, ¿por qué a mí? Y cuando no hablas ni buscas salida a tus problemas que están ahí sepultados; cuando no desarraigas esos sentimientos de incapacidad de ayudarte a ti mismo; cuando enfrentas continuamente amenazas, dificultades para confiar en las personas o para tener confianza en el futuro; cuando no tienes expectativas en la vida, te sientes sumamente inseguro.

Puedes encerrarte en tu cuarto y empezar a hablar tu problema a solas, por primera vez, aún que te duela, como un ejercicio para dejar salir esos sentimientos; ya sea llanto, dolor, recuerdo, incapacidad, ira, coraje u odio por la situación que no pudiste sobrellevar o por los problemas que no supiste como enfrentar. ¡Hazlo! Es bueno expresarse.

Pero llegará un momento en que tú mismo no podrás ayudarte y necesitarás una persona de tu confianza, que sepas que vive lo que habla, que es digna de que deposites en ella aquellos sentimientos que son tan íntimos y que no a cualquier podemos encomendar. ¡Qué dolor y sufrimiento se lleva, durante muchos años, al sufrir en silencio!

La semana pasada también hablamos de cómo muchos han intentado ahogar sus penas a través del alcohol o de las drogas; o han intentado sepultar esos sentimientos voluntariamente, poniéndolos en un sarcófago y sellándolo mediante el olvido. Pero, ¡ahí están!

Es importante que reconozcas y entiendas qué es lo que causa ese desasosiego en tu vida, esa falta de paz y tranquilidad. No dejes nada más que los sentimientos broten, se desordenen y se vuelvan incontrolables, pues se convertirán en estrés, angustia, soledad dolorosa, depresión o tristeza inexplicable continua en tu vida; te harán sentir incapaz e indigno.

Es importante que sepas que hay esperanza para poder enfrentar esas crisis o esas situaciones inesperadas que vienen como asaltantes y no sabemos ni siquiera cómo pasaron, ni cómo nos está afectando en el interior.

Desenterrando los huesos
Esperanza para la Familia - Porque nos interesa su futuro
Reflexión
Reflexión
This text is replaced by the Flash movie.
This text is replaced by the Flash movie.
This text is replaced by the Flash movie.
This text is replaced by the Flash movie.
This text is replaced by the Flash movie.
¡Escríbenos!
Condiciones Legales de Uso | Derechos reservados 2012 ©